El surrealismo ve las cosas desde un punto de vista que implique trascender lo positivo o negativo,   su doble presencia, permite ver la totalidad, porque el espíritu percibe más allá de las contradicciones u opuestos : la vida - la muerte, lo real - lo imaginario, el pasado -el futuro, lo comunicable - lo incomunicable.

El surrealismo es partidario de captar todo lo que perdemos a través de la razón.

Lo irreal es como mínimo un elemento de lo imaginario,   una forma de existencia humana.

En el caso de la poesía, capta la emoción de las palabras, y encajan de tal forma que irradian más allá del sentido solo si se agrupan según afinidades secretas, como un código a descifrar,   debido a tal combinación.

Cada palabra se rodea de resonancias individuales conscientes y su novedad crece más cuando las connotaciones no se derivan de una elección voluntaria   sino que vienen impuestas solo por lo inconsciente.

Del acercamiento fortuito de dos términos, ha brotado una luz particular, la luz de la imagen ante la que reaccionamos con infinita sensibilidad.

El valor de la imagen depende de la belleza del destello obtenido, es por consecuencia, función de la diferencia de potencial entre los dos conductores... ( Teoría del cable ).

Cuando se producen semejantes imágenes, se libera el espíritu de las exigencias de lo real inmediato. Entregarse a esa irrupción de imágenes equivale a que lo cotidiano   estalle, a que se transgredan sus límites, ir más allá de lo concebible y de lo decible tal como lo determina el pensamiento mayoritario.

El Surrealismo se caracteriza por cierto automatismo psíquico que se corresponde con bastante exactitud al estado de sueño, tal es la tradición poética de Blake, Coleridge, Novalis , Holderlin., incluso o por la corriente de los mediums ...

En el estado más pasivo y receptivo que se pueda, el autor ,escribe a prisa sin un tema preconcebido, lo bastante rápido para no retener ni sentir la tentación de releer lo escrito.  

Deja que el lenguaje hable dentro de sí mismo sin pretensión de orientarlo, confía la escritura a un dictado interior.

Presupone una ruptura total con cualquier preocupación lógica, moral o estética.

El SURREALISMO PRETENDE UNA SINTESIS QUE MAS ALLA DE LO NORMAL O PATOLOGICO, ASEGURE LA RECUPERACION DE TODOS LOS PODERES DE LA MENTE.

Las capacidades poéticas del juego no dirigido, pueden develarse no solo a través de la liberación del lenguaje y el estudio del sueño a nivel individual o colectivo .En el juego el individuo reinvindica su libertad, dado que el placer obtenido constituye una manera de desconocer a las exigencias del principio de realidad y escapan a lo serio y formal.

A esto Breton expresa la importancia de ciertos lugares como una especie de geografía mental muy específica donde se realizan prodigios. Poderes ocultos de determinados lugares ejercen una especie de fascinación sobre el inconsciente colectivo.

La belleza que es una cristalización de los deseos en una obra de arte, se producirá con mejores resultados si una emoción intensa, y ante todo el amor, ha sacudido el trasfondo del ser.

La imaginación de los poetas no cesa de burlarse de las apariencias externas de lo real, metamorfoseando cualquier cosa en otra, invierten el orden de los procesos, ridiculizan incluso la irrevocable sucesión de la vida y de la muerte.

El amor en el surrealismo supone una fusión de lo carnal y de lo espiritual que concluye con el ascenso de lo sublime: La religión es un lazo entre el hombre y Dios, es moral educa al amante en su propio conocimiento del mundo por mediación del objeto amado como signo ascendente.

La mujer juega papel de médium, o ánima, redentora según Bretón, de la salvación terrestre .por su vocación trascendente de lo irracional: su amor incondicional.

Así, las mujeres son musas o hadas que le dan sentido al mundo, teniendo al amor como aliado de las más altas funciones espirituales,   devuelven al amor sexual lo que le ha sido quitado.

Sencillamente, las obras surrealistas dicen sin tapujos lo que los demás decían con voz velada

 

 

SURREALISMO COMO ESTETICA EL REDESCUBRIMIENTO DE LAS ARTES SALVAJES

Según Bretón el ojo existe en estado salvaje.

Desde la antigüedad prevalecen conceptos de armonía, equilibrio, habilidad técnica que siguen hasta nuestros días.

El surrealismo recupera ese salvajismo que se esconde por debajo de las   nociones habituales de belleza o fealdad.

Así se recupera la visión mágica del arte más allá de su valor estético o decorativo, recuperando nuestros propios poderes perdidos

Jean Bazaine escribió : Un objeto despierta nuestro amor solo porque parece ser el portador de poderes que son mayores a él ..